Superfund Sites

Sitios Superfondo: Comprendiendo su rol e importancia.

Cuando las corporaciones contaminan nuestro planeta, la justicia está a la vuelta de la esquina lista para generar cambios. Durante las últimas décadas, Estados Unidos ha promulgado numerosas regulaciones ambientales, incluyendo la Ley Integral de Respuesta, Compensación y Responsabilidad Ambiental (CERCLA, por sus siglas en inglés), diseñada para proteger y rehabilitar terrenos afectados por desechos industriales, sustancias químicas peligrosas y cualquier contaminación perjudicial para el medio ambiente.

¿Cuándo se crearon los sitios de Superfondo?

A finales de la década de 1970, la preocupación pública estaba en aumento después de una serie de desastres ambientales. Entre estas emergencias ambientales se encontraba la tragedia de Love Canal que ocurrió en 1978.

El Love Canal se ubicaba en una zona de las Cataratas del Niágara que en su momento estaba planeada para ser una hermosa comunidad. Desafortunadamente, la cercana empresa química Hooker Chemical Company había utilizado el canal sin terminar como un lugar de vertido de una gran cantidad de productos químicos tóxicos que posteriormente se filtraron en el agua subterránea y se propagaron hacia el área circundante. Tras el descubrimiento de esta contaminación, el estado de Nueva York comenzó a informar sobre una serie de defectos de nacimiento, abortos espontáneos y diversos tipos de cáncer, lo que llevó al presidente Carter a declarar una emergencia de salud pública.

En 1980, el Congreso de Estados Unidos aprobó el CERCLA, que estableció el programa Superfondo y sentó las bases para la limpieza ambiental regulada que sigue desempeñando un papel crucial en la protección y rehabilitación de nuestro medio ambiente en la actualidad.

¿Qué son los sitios de Superfondo?

Los sitios de Superfondo son áreas en los Estados Unidos que se consideran tan contaminadas con desechos y materiales peligrosos que representan un riesgo para la salud humana o el medio ambiente.

Esto incluye una amplia variedad de sitios, como instalaciones manufactureras, plantas de procesamiento, vertederos y otras áreas donde residuos peligrosos pueden haber sido depositados ilegalmente.

Los contaminantes en estos sitios varían entre una amplia variedad de sustancias dañinas. Estos pueden incluir metales pesados como plomo y mercurio, contaminantes orgánicos persistentes como los bifenilos policlorados (PCB), los cuales se ha demostrado que causan efectos adversos para la salud, desechos radiactivos y una multitud de otros materiales peligrosos, dependiendo de los eventos que llevaron a cada ubicación a estar contaminada.

¿Cuál es el propósito de los sitios de Superfondo?

El objetivo principal del programa Superfondo es identificar, gestionar y limpiar áreas en los Estados Unidos que han sido contaminadas por sustancias peligrosas. El programa tiene como objetivo salvaguardar la salud pública, proteger y restaurar el medio ambiente, y garantizar que aquellos responsables sean considerados responsables por el costo de la limpieza.

Una vez que se completa el proceso de limpieza, muchos sitios de Superfondo se transforman en áreas asignadas para el mejoramiento de la comunidad y el planeta. Esto incluye parques comunitarios, hábitats de vida silvestre, desarrollos comerciales y proyectos de energía renovable. Son lugares como estos los que resaltan la importancia de proteger y respetar el mundo que nos rodea para un mañana mejor y más limpio.

Gestión de los sitios de Superfondo

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) es la responsable principal de la gestión y supervisión de los sitios de Superfondo. Esta responsabilidad fue otorgada a la EPA cuando el programa Superfondo, delineado en CERCLA, fue establecido por el Congreso en 1980.

El papel de la EPA en el programa Superfondo es multifacético. Implica identificar posibles sitios de Superfondo, realizar pruebas en estos sitios para detectar sustancias peligrosas, determinar el nivel de limpieza requerido, llevar a cabo el proceso de remediación y monitorear los sitios después de la finalización de las actividades de limpieza. Todos estos pasos están dirigidos hacia un objetivo: restaurar estas áreas a una condición en la que ya no representen una amenaza para la salud humana o el medio ambiente.

Además, la EPA también tiene la tarea crucial de identificar y perseguir a las Partes Potencialmente Responsables (PRPs). Estas son entidades o individuos que podrían haber contribuido a la contaminación en un sitio de Superfondo. La EPA busca responsabilizar a estas partes por los costos de limpieza, en línea con el principio de «quien contamina paga» que sustenta el programa Superfondo.

Financiamiento de los sitios de Superfondo

El programa Superfondo se financia a través de varios mecanismos, que incluyen asignaciones del Congreso, recuperación de costos de las Partes Potencialmente Responsables (PRPs) y el Fondo Fiduciario de Superfondo.

Inicialmente, el Fondo Fiduciario de Superfondo se financiaba con impuestos sobre el petróleo crudo y ciertos productos químicos, así como un impuesto ambiental a las corporaciones, pero estos impuestos expiraron en 1995. Desde entonces, el fondo se ha financiado principalmente a través de asignaciones de ingresos generales y recuperación de costos de las Partes Potencialmente Responsables (PRPs). El Fondo Fiduciario se utiliza para financiar actividades de limpieza cuando no se pueden identificar las Partes Potencialmente Responsables (PRPs) o estas no pueden o no están dispuestas a realizar la limpieza.

Además, el programa Superfondo opera bajo el principio de «quien contamina paga». Esto significa que las partes responsables de la contaminación son consideradas financieramente responsables de cualquier operación de limpieza. La EPA identifica a las Partes Potencialmente Responsables (que pueden incluir individuos, empresas u otras entidades) y busca recuperar los costos de la limpieza de ellos, a veces a través de acciones legales.

Qué hacer si vives cerca de un sitio de Superfondo.

En las áreas circundantes a estos sitios, los residentes deben estar conscientes de los tipos de productos químicos que contaminan su tierra y los posibles efectos en la salud que esos productos químicos puedan tener. Para aquellos que han experimentado condiciones médicas anormales mientras vivían cerca de sitios de Superfondo, se puede presentar una demanda contra las corporaciones responsables de la contaminación. Frazer Onder se dedica a ayudar a los ciudadanos a responsabilizar a las corporaciones negligentes por los desechos que dispersan descuidadamente a expensas del consumidor y de la tierra en la que residen.